Consulado General de la República Bolivariana de Venezuela en Vigo

La Cumbre de los Pueblos en Bruselas, 10 y 11 de junio: una cita para el 99 por ciento

Caracas, 07 de junio de 2015 (MPPRE).- Con un rechazo unánime al decreto ejecutivo injerencista de los Estados Unidos contra Venezuela en la VII Cumbre de las Américas, los países de la región latinocaribeña dieron muestra de la integración construida desde las bases de los pueblos frente a unas políticas imperialistas tan erráticas como contradictorias, causa que ha sido bandera de una de las más representativas reuniones de movimientos sociales, políticos, religiosos y étnicos del continente: la Cumbre de los Pueblos.

Este foro continental nace como respuesta al Alca, un proyecto imperialista que contemplaba hacer de la Cumbre de las Américas una plataforma de negociación contraria a la autodeterminación de los pueblos. Dividiendo así a América en dos, la primera con su poder hegemónico que estableciera las pautas económicas, políticas y sociales por las que debía regirse América del Latina y El Caribe.

Desde 1994, año en que se realiza la I Cumbre de las Américas en Miami, representantes de organizaciones y movimientos sociales han mostrado su desacuerdo a las bases económicas, políticas y sociales, de orden neoliberal propuestas por Estados Unidos y sus aliados. Este hecho desencadena acciones de represión ante multitudes que expresaban las realidades y consecuencias de la política exterior estadounidense al desarrollo de América Latina.

La Cumbre de los Pueblos estuvo presente en sucesivas reuniones en paralelo a la Cumbre de las Américas de Santiago de Chile en 1998 y en Quebec, pero una de las más repudiadas fue en 2001 en Canadá, cuando se desató la represión y el uso de barreras de contención, para callar las voces de reclamo que los movimientos sociales manifestaban, sumado a la exigencia de que se reconozca que "no son las Américas, es una misma América".

"La tumba del Alca"

La III Cumbre de los Pueblos que se realizó en Mar de Plata (Argentina) en el año 2005, fue escenario de uno de los discursos más memorables de la nueva geopolítica del continente, el cual estuvo a cargo del Comandante Hugo Chávez, quien acuñó el clamor de los pueblos en contra de las desigualdades, la búsqueda una solución a la pobreza, en rechazo a la desocupación, el ALCA y su mayor consecuencia: la deuda externa.

"Bien, nosotros, camaradas, compañeros, amigas, amigos todos, hemos venido aquí hoy a muchas cosas, a caminar, a marchar, a saltar, a cantar, a gritar, a luchar, pero entre tantas cosas de las que hoy hemos venido a hacer aquí en Mar del Plata hoy y cada uno de nosotros trajo una pala, una pala de enterrador, porque aquí en Mar del Plata está la tumba del ALCA", sentenció el Líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez.

En esta cumbre participaron delegaciones de Venezuela, Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia, Chile, Canadá, México, Perú, Ecuador, Guatemala, Haití, Hong Kong, Colombia, Cuba, Puerto Rico, Nicaragua, El Salvador, Estados Unidos y más de 10 mil personas, quienes apuntaron su vista a la Alternativa Bolivariana para América Latina y El Caribe (Alba), como propuesta de integración, soberanía, autodeterminación de los pueblos y desarrollo regional.

Los pueblos de América unidos por la paz y el desarrollo

La Cumbre de los Pueblos ha propiciado casi anualmente reuniones reivindicativas de los derechos de los pueblos, además de que en cada una de ellas se han establecido acuerdos para el desarrollo agrícola, reconocimiento a los pueblos originarios, intercambios culturales, propuestas para revertir el cambio climático, protección al trabajador, defensa de la paz en la región, entre otros acuerdos cuya importancia radica en su nacimiento en el seno de los pueblos latinocaribeños.

La última Cumbre de los Pueblos llevada a cabo en Panamá (2015) realzó el carácter integracionista de este foro continental, donde los pueblos manifestaron su rechazo a las nuevas pretensiones imperialistas de aplicar sanciones injerencistas al pueblo de Venezuela y el gobierno del presidente Nicolás Maduro, además de amenazas para Argentina, Brasil, donde se ha desarrollado una guerra mediática y económica. Frente a esto los pueblos manifiestan su respaldo a seguir por el camino de la unión y el trabajo desde las bases, con una consigna clara: "No necesitamos permiso para ser libres". Simón Díaz

 

Más noticias

Página anterior

Consulado General de la República Bolivariana de Venezuela en Vigo

C/Velázquez Moreno Nº3. C.P.: 36201 - Vigo, Pontevedra - Tlfns: (34) 986 434 622  - Fax: (34) 986 435 629