Consulado General de la República Bolivariana de Venezuela en Vigo

Asociaciones de Galicia se unieron a jornada mundial de solidaridad con Brasil AGABO HUGO CHÁVEZ Y MAR DE LUMES RECHAZAN CONSTANTES AMENAZAS DE GOLPE CONTRA GOBIERNOS PROGRESITAS DE AMÉRICA LATINA

Vigo 20 de agosto de 2015 (Consulado).-  Los movimientos sociales, Asociación Galego Bolivariana Hugo Chávez y Mar de Lumes manifiestan, de nuevo, su apoyo contra las constantes amenazas que viven las democracias y los gobiernos progresistas de América Latina, en esta ocasión, se han sumado hoy -20 de agosto- a la jornada mundial de solidaridad con el Gobierno Constitucional de la República Federativa de Brasil.
En este sentido, han difundido un manifiesto donde expresan (se transcribe textual):
“Nuevamente sobre América Latina se congregan las amenazadoras nubes de un golpe de Estado contra la democracia y contra el progreso. Esta vez es, concretamente, en el cielo inmenso que cubre Brasil, el mayor país del continente. No son apenas los insultos y fomento deliberado del odio contra la presidenta Dilma Rousseff, tomando como pretexto una corrupción que existe y está siendo investigada y condenada por el propio gobierno federativo del Brasil; sino que ya se habla — cada vez más abiertamente — de obligar al gobierno a dimitir, y de substituirlo mismo por la vía militar”.
No es casualidad que Brasil sea una de las naciones que, en los últimos años, se está colocando claramente entre el grupo de países que ensayan, en el plano interno, formas de redistribución de la riqueza más justas y fórmulas de participación política más abiertas y populares en camino de la superación del capitalismo. Tampoco es casual que, en el plano internacional, sea una de las potencias que están dando pasos hacia un orden mundial multipolar y de paz, deliberadamente opuesta al imperialismo norteamericano y sus cómplices, que asolan el planeta con guerras, pillaje y terrorismo teledirigido. Si este Brasil fue posible — sin negar sus debilidades y flaquezas, ni sus contradicciones propias — se debió a la concatenación de gobiernos de progreso, de Lula da Silva y la propia Dilma Rousseff, que se posicionaron claramente en esas coordenadas después de años de dictadura formal e informal y de capitalismo corporativista y voraz.

Ahora, en unas calles controladas por el poderosísimo lobby de los medios de comunicación, con el ultraderechista Globo a la cabeza e con oposición "democrática" de la derecha incapaz de ganar las elecciones federales desde 2003 y entregada a la  tesis eufemística del "impeachment", comienzan a aparecer grupos — los mismos que presumiblemente tendrían atacado con bomba el Instituto Lula en el barrio de Ipiranga de São Paulo en mayo de este año — que piden públicamente el establecimiento de una dictadura militar como la que en 1964 expulsó a João Goulart del gobierno debido a su "deriva comunista", de la que también acusan a la coalición de centro-izquierda que encabeza Dilma Rousseff y el PT. Grupos minoritarios que, en todo caso, reproducen el esquema de intervencionismo soterrado que el imperialismo lleva años empleando contra otros gobiernos progresistas.

El modelo que los golpistas invocan — y que a su vez "normaliza" la oposición de derecha "democrática" — no es nuevo. La dictadura militar brasileira, que duró más de dos décadas, fue la que conculcó la constitución, la que suprimió las libertades civiles, la que instauró el código de proceso penal que dio carta blanca al ejército y a la policía militar para desatar la represión y la tortura contra cualquier disidente — entre ellas, la propia Dilma Rousseff, por su militancia política —, la que censuró absolutamente todos los medios de comunicación e la que enrutó al país por la vía de un desenvolvimiento y un corporativismo que, como siempre, acabó concentrando la riqueza de los inmensos recursos naturales brasileiros en unas pocas manos mientras hacía crecer las bolsas de pobreza y miseria. Sea cual fuera el objetivo de estos grupos y de las corporaciones mediáticas, no cabe duda de que pasa por eliminar el avance progresista de los últimos gobiernos y revertir las importantes conquistas de los últimos doce años, desde el primer gobierno Lula.
 
Por último, pero no menos importante, conviene no perder la perspectiva de lo que acontece a la par que en Brasil. Los intentos de desestabilización que los sectores más reaccionarios están promoviendo allí, con los beneficiarios de siempre, más al norte, no pueden ser desligados de los intentos golpistas que en Ecuador y, particularmente en Venezuela, están ya más avanzados y son, por eso, más peligrosos. En Brasil, el peligro es todavía reconducible, y el llamamiento del gobierno a la calma entra dentro de esa vía normalizadora. Mas, no significa que no exista y no sea peligroso. Son las formas y es, evidentemente, su fondo, que es, como lleva siendo desde que América Latina dejó de ser el patio trasero de los Estados Unidos, volver a la vieja situación de dependencia y rapiña”.

Finalmente, los movimientos sociales de Galicia han reiterado continuar movilizándose para denunciar actos injerencistas y desestabilizadores contra los gobiernos constitucionales de América Latina con el propósito de apoyar internacionalmente a los pueblos que luchan por el respeto a su soberanía. FIN

Manifiesto de apoyo a Brasil en Castellano
Manifiesto de apoyo a Brasil en Galego
 

 

 

Más noticias

Página anterior

Consulado General de la República Bolivariana de Venezuela en Vigo

C/Velázquez Moreno Nº3. C.P.: 36201 - Vigo, Pontevedra - Tlfns: (34) 986 434 622  - Fax: (34) 986 435 629