Consulado General de la República Bolivariana de Venezuela en Vigo

RAMÍREZ: PAÍSES RECEPTORES DE CONTINGENTES NO DEBEN SER TUTELADOS PARA SIEMPRE POR LA ONU

P { margin-bottom: 0.21cm; }

Nueva York,13 de noviembre de 2015.-Ante una sesión del Consejo de seguridad de Naciones Unidas realizada este viernes, el representante permanente de Venezuela ante la referida organización, Rafael Ramírez, enfatizó que el éxito de las misiones de paz depende en gran medida a las acciones destinadas a proteger a los civiles, garantizar el estado de derecho y la transferencia de responsabilidades y competencias al país receptor.

"Este es un tema estrechamente vinculado a la soberanía de los países que están recibiendo a las misiones de paz. No pueden ser países tutelados para siempre por las Naciones Unidas", aseguró Ramírez.

Ramírez elogió las acciones emprendidas por la Minustah, misión que trabaja en Haití, por su importante iniciativa de incorporar personal local para incorporarse a los contingentes, con el propósito de garantizar la interacción de la población civil.

"En esta misión uno de los principales retos ha sido captar personal nacional con vocación de servicio, respeto a los DD. HH., cumplimiento de la ley y que no sean vulnerables a involucrarse en situaciones de crimen organizado y crimen internacional".

Sobre el tema de la igualdad de género en el personal perteneciente a los cuerpos policiales, Ramírez indico que es de suma importancia la incorporación de mujeres sobre todo para la protección de mujeres y niños, principales víctimas de abuso sexual en los conflictos.

A continuación el discurso íntegro del representante permanente de Venezuela ante Naciones Unidas, Rafael Ramírez, en la reunión del Consejo de Seguridad referente a los Desafíos de la Policía en la Protección de los Civiles:

Sr. Presidente,

Le agradecemos por la convocatoria de esta reunión. Saludamos la presencia del Subsecretario General para Operaciones de Mantenimiento de la Paz y de los Jefes de las Fuerzas de Policía de la Unmiss, la Monusco y la Unmil.

Sr. Presidente,

Las tareas que llevan a cabo los efectivos policiales de las Naciones Unidas se desarrollan en tres ámbitos. El primero es brindar asistencia a los países receptores en materia de estado de derecho a través de los servicios de policía. En algunos casos, como es el de los países con menos desarrollo e infraestructura, se trata de desempeñar tareas policiales de manera temporal, incluida la aplicación de la ley. En última instancia, su función es apoyar los esfuerzos de reforma y reestructuración y, a veces, crear un servicio de policía nacional o de otro tipo que sea responsable de la aplicación de la ley del país concernido.

En el marco de los esfuerzos desplegados para apoyar la reforma y reestructuración o creación de los servicios policiales de los Estados receptores, muchas misiones enfrentan dificultades complejas derivadas de la debilidad institucional o conflictividad del país receptor. Tal vez una buena experiencia en este sentido es el componente policial en la Minustah, en Haití.

En esta misión uno de los principales retos ha sido captar personal nacional con vocación de servicio, respeto a los DD. HH., cumplimiento de la ley y que no sean vulnerables a involucrarse en situaciones de crimen organizado y crimen internacional.

Otro reto fundamental ha sido conformar un cuerpo de oficiales nacionales capaces de liderar de manera efectiva al resto de los contingentes y garantizar la interacción con la población civil a la que se protege y de la que se debe ganar la confianza. Superar las barreras lingüísticas, étnicas, religiosas y culturales es fundamental para lograr este objetivo.

Por otra parte, es importante delimitar claramente las competencias entre las misiones militares y policiales, sobre todo para dar un adecuado tratamiento a los asuntos criminales y mantenimiento al orden público, haciendo especial énfasis en las actividades de prevención.

Es importante fortalecer y establecer junto al país receptor un marco legal que permita delimitar adecuadamente la acción policial, combate al crimen, respeto a los Derechos Humanos, rendición de cuentas y protección de civiles.

En cuanto a la igualdad de género, el mismo no puede ser concebido como una excepción en el componente policial. Al contrario, las mujeres deben participar de manera preponderante en las tareas de protección de civiles, mujeres y niños, la rendición de cuentas, la lucha contra el abuso sexual y la necesaria interacción con la población local.

Las misiones de mantenimiento de paz y las misiones policiales en particular, deben planear desde el mismo inicio de su mandato, cuándo y cómo han de transferir sus competencias a los nacionales y al país receptor. El éxito de la misión ha de medirse en la medida que sea capaz de garantizar el estado de derecho, la protección de civiles y la transferencia de capacidades del país receptor. Este es un tema estrechamente vinculado a la soberanía de los países que están recibiendo a las misiones de paz. No pueden ser países tutelados para siempre por las Naciones Unidas.

El Consejo de Seguridad tiene la responsabilidad de apoyar con el equipamiento y tecnología necesaria para el trabajo de las misiones policiales. Apoyar para reducir el tráfico de armas pequeñas y ligeras que tanto daño hacen en el incremento de la violencia criminal. Sin embargo, siempre quisiéramos resaltar que sobre todo en los países en desarrollo, la criminalidad y la comisión de delitos está estrechamente ligada a la situación de pobreza y exclusión que aun aquejan a millones de seres humanos en los países en los que ustedes actúan.

Para concluir, deseamos reiterar la importancia del papel de los contingentes de la policía en las misiones de paz de las Naciones Unidas. No obstante, es necesario que el Consejo de Seguridad tenga presente que la policía de las Naciones Unidas es parte integral de las operaciones para el mantenimiento de la paz, y que este no debe actuar de ninguna manera que usurpe el mandato de la Asamblea General, en particular, el mandato del Comité Especial de Operaciones de Mantenimiento de la Paz. Muchas gracias.FIN

 

 

Más noticias

Página anterior

Consulado General de la República Bolivariana de Venezuela en Vigo

C/Velázquez Moreno Nº3. C.P.: 36201 - Vigo, Pontevedra - Tlfns: (34) 986 434 622  - Fax: (34) 986 435 629