Consulado de Venezuela: Noticias

Noticias

4 de junio de 1830: Muere el Gran Mariscal de Ayacucho, prócer digno de ejemplo en Latinoamérica y el Caribe

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El 4 de Junio 1830, un viernes por la mañana, fue asesinado en los caminos montañosos de Berruecos el joven prócer venezolano Antonio José de Sucre, en medio de su periplo que inició en Bogotá con destino a Quito.

Sucre nació en Cumaná el 3 de febrero de 1795. Fue un eminente estratega que le dio Independencia a Ecuador, en Pichincha, el 24 de mayo de 1822; y a Perú, en Ayacucho, el 9 de diciembre de 1824, siendo esta última batalla la que lo haría merecedor del título de Gran Mariscal de Ayacucho. Con brillo y valor logró comandar tropas de venezolanos, argentinos, peruanos, ecuatorianos, bolivianos y chilenos.

El glorioso cumanés fue un militar, político y estadista, héroe de las guerras independentistas latinoamericanas, admirado por muchos por su talento en las batallas, sus pensamientos liberales, educativos y políticos; fue presidente de Bolivia y Gobernador del Perú, países en los que brindó grandes aportes, no sólo a su liberación sino en derechos humanos, servicios públicos, en la administración pública y en materia educativa, por lo cual Sucre resaltó: "la educación es un caudal mucho mayor que la fortuna".

Se unió a la edad de 15 años a las filas militares de las causas patriotas dirigidas por el Libertador Simón Bolívar, y Francisco de Miranda, el 19 de abril de 1810.

A los 22 años era General de Brigada, a los 24 General de División y a los 29 Gran Mariscal. Combatió en 37 encuentros de guerra, 12 batallas, 18 combates y 7 sitios, 22 en Venezuela, 6 en Ecuador, 5 en Colombia y 4 en Perú. El 6 de agosto de 1825 creó Bolivia y en agosto de 1828, renunció a su Presidencia vitalicia.

Sucre destacó frente a estas tierras liberadas que, "toda mi vida gozaré con la satisfacción de haber garantizado la libertad de estas provincias".

Durante su último año de vida en 1830, Sucre se encaminó a Bogotá, para conciliar con los enemigos que querían una separación completa de la Gran Colombia, y promulgaron una norma que establecía que para ser presidente o vicepresidente se debía ser mayor de 40 años, Sucre tenía 35, lo que es sugerente haya sido el motivo de su asesinato.

Sucre fracasa frente a esta rebelión y decide regresar a Quito, donde se encontraba su familia; fue ahí cuando José María Obando contrata a Juan Gregorio Rodríguez de Tolima, Colombia, Apolinar Morillo venezolano, y a los peruanos Andrés Rodríguez y Juan Cruz para asesinarlo.

Frente a estos caminos oscuros de Berruecos, Sucre solo escucho la voz que le decía "General Sucre", de inmediato se detuvo y fue ahí cuando dispararon a matar, las últimas palabras de Sucre fueron "Ay Balazo".

Para el Libertador Simón Bolívar, Antonio José de Sucre era su mano derecha, era el más digno sucesor para continuar los procesos de unión y revolución, no solo por su lealtad a los pensamientos libertarios sino también por su intelecto y honradez que era admirable por muchos.

Al enterarse de la noticia Bolívar exclamó: "se ha derramado, Dios excelso, la sangre inocente de Abel, lo han matado porque era mi sucesor y la bala que mató a Sucre, mató a Colombia y acabó con mi vida".

Antonio José de Sucre es un prócer digno de admiración y ejemplo para la juventud revolucionaria en toda Latinoamérica y el Caribe.

El Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, fiel admirador de nuestros próceres de independencia exclamó, "nacimos al calor de las doctrinas libertadoras y humanistas de Francisco de Miranda, Antonio José de Sucre, Simón Bolívar y Ezequiel Zamora. ¡Esas son nuestras raíces militares, las raíces de nuestro pensamiento antiimperialista, humanista y libertador!". LM

 

Más noticias

Página anterior

Consulado General de la República Bolivariana de Venezuela en Vigo

C/Velázquez Moreno Nº3. C.P.: 36201 - Vigo, Pontevedra - Tlfns: (34) 986 434 622  - Fax: (34) 986 435 629